Jornada sobre la encíclica socio ambiental

La “Laudato Si” es un documento contundente del Papa Francisco que interpela a todos sobre la naturaleza y su explotación económica, se concluyó en un encuentro convocado por la Comisión de Cambio Climático de la Legislatura Porteña.
El legislador Pablo Bergel (VA) organizó la conferencia “La encíclica socio ambiental en movimiento” en el Salón “Intersecretarías – Presidente Alfonsín” de la Legislatura. La carta había sido presentada por el Papa Francisco en mayo y en julio, ante más de 60 intendentes de las principales ciudades del mundo, exhortó a que se llegue rápido a un acuerdo para la cumbre de la ONU sobre cambio climático, prevista para diciembre en París.

“La jornada está motivada en echar a rodar, ayudar al Papa y a militar esta encíclica usando un término de otros espacios para formar una opinión mundial. En el siglo XXI es el manifiesto más omnipresente; este documento nos convoca a la reflexión y acción. Vamos a tratar de darle marcha”, introdujo Bergel.

El investigador CONICET y docente UTN Pablo Canziani explicó que la ecología significa “el conocimiento de la casa de todos” y es necesaria para una correcta gestión del hogar de la humanidad. “El Papa quiere que nos queramos integrar como seres humanos. Hoy el hombre está desintegrado con el mundo y se merece volver. Los científicos nos hemos especializado tanto que no sabemos lo importante, estamos en una sociedad de excesos. Si queremos soluciones, tienen que ser integrales”, reflexionó el doctor en física.

Por su parte, el diplomático Raúl Estrada Oyuela comenzó diciendo que “las encíclicas tienen títulos en latín, un lenguaje muerto; mientras que la del papa Francisco tiene un lenguaje vivo”. El ex representante para Negociaciones Ambientales de la Cancillería destacó que en “las cumbres mundiales no responden a la expectativa por falta de decisiones políticas”. Además destacó que “al proyectarse una política ambiental, se tocan intereses económicos” y que en muchos casos “no responden a la lógica política y eficientista, por el escaso tiempo que están los políticos en el cargo ya que los resultados no se ven rápido”.

Fray Eduardo Agosta, de la Orden de los carmelitas, subrayó que el liderazgo de el Papa Francisco es porque “toca las raíces de la humanidad, llega a los corazones de las personas, más allá de los credos”. “La encíclica no es un tratado técnico, es una exhortación para que a la gente la caiga la ficha, como se dice vulgarmente. ¿Qué es lo que está pasando en nuestra casa común la tierra? Hoy estamos viviendo las consecuencias ya que el clima es un epifenómeno, es como la fiebre del cuerpo”, advirtió el religioso.
“La encíclica refleja el pensamiento de la Iglesia en distintos lugares del mundo. No es una trasnochada, hace muchos años que los venimos trabajando. De los resultados que nos da la ciencia, comienza la reflexión Francisco y propone el diálogo y la educación como movimientos contra la autodestrucción. La solución es nuestra, algo va ocurrir en las próximas décadas. ¿Qué mundo queremos dejar a nuestros hijos, nietos, sobrinos? Necesitamos cambios radicales, dejar lo tecnocrático, consumista y maximizador de la ganancia. En el modelo de consumo actual sobran 7.600 millones. Necesitaríamos 4 planetas tierra para satisfacer las necesidades de todos de acuerdo a este modelo de consumo del 20% de la población. Debemos superar el individualismo y algunos estilos de vida, debemos ir a un paradigma de desarrollo humano”, exhortó Agosta.
Miguel Angel Rementería, del Foro del Buen Ayre, pasó revista a las distintas reflexiones e incitaciones a la acción por parte de la encíclica socio ambiental y citó los diez mandamientos de la sustentabilidad ambiental: “El papa Francisco llama a una revolución ética y económica para evitar el cambio climático, catastrófico y creciente”.
El diputado Bergel finalizó la jornada con una convocatoria: “El papa escribió esto con amor y con severidad. Que no sea indulgente, que entre con el látigo a sacar a los mercaderes. No tenemos más tiempo, es una conminación amorosa actuar ya por una justicia ambiental”.

Deja un comentario